Pan "mollar"



La verdad es que hoy día disponemos de  tahonas estupendas y en algunos puntos de nuestro país, como aquí en Valladolid, tenemos unos panes buenísimos. Lo fácil es bajar y comprarlo, pero si nos queremos dar el gusto de hacer nuestro propio pan, nada como hacerlo en una tarde de lluvia. Te haces un café calentito mientras esperas que suba la masa ,y a disfrutar del olor a pan recién horneado que se colará por todos los rincones de la casa.

Este pan lo hice con un preparado de pan de “Ciabatta” que venden en Lidl. No sale como la típica chapata alargada, de corteza dura y miga grande, muy agujereada. Es más bien blandito.En cualquier caso, a mí me ha gustado este preparado sea o no muy fiel a la Chapata, por eso lo he denominado, pan mollar.
 Yo la formo en una pieza redonda y cuando se enfria lo corto en rebanadas. Así, suelo guardarlo en el congelador, si es que queda algo, porque se come como un bollo, de blandito y esponjoso que está. Es ideal para tomar tostado, con ajo, aceite y tomate. En casa gusta más que el payés. 



Ingredientes para una pieza de 1/2 kg:

500 gr. de preparado para pan de ciabatta Lidl
1 cucharadita de aceite de oliva
360 ml. de agua templada.

Elaboración:
Mezclar el preparado de pan con el agua y el aceite y amasar durante  6-8 minutos ayudándonos con  thermomix, Kenwood o cualquier otra amasadora. Cuando finalice el tiempo, sacarla con las manos un poco aceitadas, pues queda bastante pegajosa, y ponemos en un bowl limpio ligeramente enharinado. Tapamos con un paño limpio y dejamos en lugar templado hasta que doble su volumen, 1 hora aproximadamente.
Transcurrido el tiempo, enharinamos la mesa de trabajo y volcamos la masa. Le damos forma redonda levantándola de la mesa y metiendo los extremos hacia adentro.
Colocamos en una bandeja ligeramente aceitada e introducimos en el horno precalentado a 200º durante 30 minutos, aproximadamente.
Antes de este paso, es conveniente generar vapor para que se forme una corteza crujiente en nuestro pan. Para ello, antes de encenderlo, introducir un cuenco resistente al calor, de barro o pyrex. Cuando vayamos a introducir el pan, vertemos un vaso de agua dentro de él y cerramos de inmediato. Pasado 1 minuto, introducimos la bandeja con la masa de pan..
Cuando esté horneado, sacamos a una rejilla para que se enfríe totalmente y no coja humedad.




Pan con aceite







Detalle de la miga y la corteza



Comentarios

  1. Oh, qué maravilla de pan! La verdad es que se pueden conseguir buenos panes, pero como los hechos en casa no hay!
    Te ha salido etupendo, me encanta!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Te he dado un premio, bueno a ti y a tu blog.
    Pásate por mi blog http://yesitsmyparty.blogspot.com/

    Un abrazo

    Ana
    Yes It's my Party

    ResponderEliminar
  3. Guauuu, el olor a pan horneado, para mi es una de las cosas que me chiflan y si una lo hace en casa, doblemente satisfacción.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de haberte dado una idea de receta, espero que te salga muy bien! Gracias por visitarme y me quedo disfrutando de la miga de tu pan ahora que yo tengo uno también en el horno. Besos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto