miércoles, 23 de marzo de 2016

Tarta de manzana y viaje a Bruselas y Normandía





Hemos pasado unos días en Normandía y esta receta de tarta de manzana tan rica me la ha dado la dueña de la casa donde nos hemos alojado, la señora Petit.
 La zona de Calvados es muy rica en manzanas, con ellas se elabora el licor denominado así. Imagino que debe haber tantas recetas de tarta de manzana en esa zona como amas de casa!. Los frutos rojos  como las frambuesas, arándanos, moras y grosellas crecen como setas. Mme Petit elabora confituras deliciosas con sabor a frutas de verdad. Dimos buena cuenta de ello en los desayunos.
Desde aquí les enviamos un abrazo al matrimonio Pétit por su simpatía y amabilidad. Esperemos volver algún día por allí.
 
Gite Les Mélêzes


Ingredientes: (entre paréntesis sus cantidades)
  • 100 gr. de mantequilla pomada (75 gr)
  • 100 gr. de azúcar (75 gr,)
  • 135 gr. de harina de repostería (100 gr)
  • 2 huevos y medio XL (2)
  • 1 sobre de levadura química más una cucharadita (1)
  • 5 manzanas REINETA  pequeñas (Golden o al gusto) (6)
  • Chorrito de brandy (opcional)
Elaboración:
  • Precalentar el horno a 200º
  • Mezclar la mantequilla y el azúcar hasta que esté bien cremoso.
  • Agregar los huevos, remover y añadir la harina con la levadura y el chorrito de brandy hasta que se forme una crema bien lisa.
  • Verter en un molde desmontable enmantecado.
  • Pelar las manzanas y cortarlas en cuartos. Filetear cada cuarto sin llegar a la base e ir colocando encima de la crema. Otra opción en cortar en cubos, así quedará más repartida la manzana sobre toda la masa, y por tanto más jugosa, si cabe. Lo probaré con mi tercera tarta!!.
  • Hornear durante 25 minutos, o hasta que al introducir un palillo éste salga limpio. no pasarse con el horno para evitar que se seque la masa de bizcocho.
  • Dejar enfriar dentro del molde. Desmoldar y espolvorear con azúcar glas.
  • Puede tomarse el mismo día, pero me gusta que repose unas horas en el frigorífico.

NUESTRO VIAJE
 
Este blog es público y dedicado a la cocina,  pero como acostumbro a hacer, cuelgo las fotografías de viajes o momentos especiales para tener más presente esos días maravillosos. Dedico el post a mis amigos y compañeros de viaje por la vida. A mi hija, que está viviendo una experiencia muy enriquecedora en Bruselas,  y a mi marido, que siempre nos descubre lugares y al que seguimos siempre que podemos.
 
Dicen que los viajes se disfrutan tres veces; una mientras se prepara, otra mientras se vive y una última cuando se recuerda. En mi caso puedo decir que lo estoy disfrutando más ahora que recuerdo todos los momentos vividos.
 
Es mi segundo viaje a Bélgica. Lo he vivido de forma diferente, que no mejor. Esta vez Alba nos ha llevado de la mano y hace ocho años la llevamos nosotros a ella!. Cómo pasa el tiempo!. Qué orgullosos nos hemos sentido al descubrir que de aquella niña quedan los mimos que nos sigue demandando, y que ahora es una mujer que está empezando a vivir su propia vida, guiada por ella misma.
 
Llegamos a Normandía sin muchas expectativas, pues por circunstancias apenas nos documentamos sobre el  lugar. Sabíamos pocas cosas, nos resonaba el desembarco y un lugar enclavado en medio del mar llamado Monte San Michel. Quizás por ello cada día que pasábamos allí nos sorprendía y emocionaba más. Hemos pisado literalmente campos de batalla de la segunda guerra mundial. Nos hemos empapado de historia. Historia triste y conmovedora. Historias de guerras que te llevan a otras guerras que se libran en nuestros días y que no han debido de servir para mucho. Recién llegados de Bruselas nos despertamos con la noticia de otros dos atentados suicidas que se han cobrado la vida de más de 30 personas...
 
Me quedo con la grandeza de los hombres y mujeres que han escrito y siguen escribiendo nuestra historia. Con la belleza de ciudades cosmopolitas como Bruselas. Con el verdor de las praderas y bosques de Normandía y con el disfrute de la compañía de las personas que te acompañan. Me quedo con la vida...
 






 










 


 
 

lunes, 15 de febrero de 2016

Cheesecake japonés con 3 ingredientes


 
¡¡Casi un año sin publicar!!.
El mes de Febrero es el mes de los cumples de mi familia. Se celebran 4, y son la excusa perfecta para liarse con  tartas, bizcochos y demás dulces.
 
Mi amiga Marisu lanzó por el grupo de WP "marujillas cocinillas" un "¿alguien ha probado el  cheescake japonés?"....... y me sonó a japonés. Propuso dos recetas que encontró por internet y yo he probado ésta hecha con sólo  3 ingredientes y que debió ser viral allá por 2013. Me ha parecido fantástica, una tarta muy jugosa a la vez que esponjosa. A eso le debe el nombre que en origen es JAPANESE COTTON CHEESECAKE.
 
Os dejo el famoso vídeo   que aunque esté en inglés os servirá para ver paso a paso la elaboración y preparación del molde. Dura 4 minutos.

 
 
Ingredientes para un molde de 15 ctm:
 
  • 125 gr. de queso crema tipo Philadelphia
  • 125 gr. de chocolate blanco especial para postres
  • 3 huevos

Si se utiliza un molde desmontable hay que forrarle muy bien por fuera con papel de aluminio. Luego lo pondremos al baño María sobre una fuente de horno u otra más grande, así evitaremos que entre nada de agua.
Se forran el fondo y los laterales con papel de horno bien untado de mantequilla o spray desmoldeante.
 
Elaboración:
  • Precalentar al horno a 160º.
  • Fundir el chocolate en el microondas. En el vídeo lo hacen al baño maría pero a mí me funciona perfectamente este método. Pongo el chocolate troceado en un bol de cristal y programo a máxima potencia 1 minuto. Remuevo y voy calentando de 20 en 20 segundos. Removemos bien y reservamos para que temple un poco.
  • Montar las claras con un chorrito de limón o una cucharadita de crémor tártaro (establilizante para claras). Reservar.
  • Agregar las yemas al chocolate templado e integrar muy bien. Pasar por un colador a un bol amplio.
  • Añadir una parte de las claras y remover sin demasiado cuidado. Ir añadiendo el resto de las claras poco a poco con cuidado de no bajarlas demasiado.
  • Verter sobre el molde forrado con papel especial para horno y bien engrasado.
  • Colocar el molde en la bandeja de horno y echar agua caliente para preparar el baño María.
  • Tenedlo a esta temperatura durante 15 minutos. Subir a 170º y horneadlo 15 minutos más. Dejar reposar dentro del horno otros 15 minutos.
  • Sacar, enfriar y guardar en la nevera al menos 3 horas.
  • Desmoldar y espolvorear con azúcar glas.
Un regalito para mis amigas de Valladolid, jejeje.
Ahí va mi versión súper tuneada de la famosa "Tarta Aniversario" de no diré donde por si se enfadan.:)
 
 
A disfrutar!!
 





domingo, 1 de marzo de 2015

MOUSSE DE LIMÓN


Una buena MOUSSE se hace imprescindible en nuestro repertorio de postres. Es diferente a las mouses de limón que llevan yogures y leche condensada. Es contundente pero con el sabor justo de dulzor.  Partimos de una crema pastelera hecha con el zumo  a la que añadiremos un rico merengue que hará que esté súper esponjoso y aireado. Es una receta fácil, quizás para iniciados, pues los merengues tienen su "aquello". Os animo porque se hace rápido si tenéis ya maña con las cremas y el merengue.
Es de Rosalba Lantero, una repostera que me encanta y sigo siempre que puedo.
 
Ingredientes para 8/10 raciones:
  • 3 Huevos
  • 85 ml. de zumo de limón
  • 200 gr. de azúcar
  • Ralladura de uno o dos limones
  • 140 gr. de claras
  • 7 gr. de gelatina en hojas (ver notas)
  • 100 gr. de mantequilla cortada en cubitos.
  • Almendra, pistacho, coco rallado y tostado para adornar.
ELABORACIÓN:
Haremos una crema pastelera  y  un merengue francés.
 
CREMA PASTELERA
  • Poner a remojar la gelatina en agua fría.
  • Mezclar en un cazo el zumo de limón, los huevos, la ralladura y 100 gramos de azúcar.
  • Cocer sin dejar de remover con varillas hasta que espese. Retirar del fuego y agregar la gelatina hidratada.
  • Colar la crema sobre otro recipiente  y agregar la mantequilla. Remover bien y dejar enfriar a temperatura ambiente.
MERENGUE FRANCÉS
  • Comenzar a montar las claras y cuando espumen agregar una cucharada de azúcar de los 100 gramos restantes de la receta.
  • Seguir batiendo e ir agregando  poco a poco todo el azúcar, sin prisa. Así conseguiremos un   buen montado, un merengue brillante y consistente.
MONTAJE
  • Agregar un poco de merengue a la crema pastelera de limón, mezclar con movimientos envolventes para evitar que se bajen las claras. Cuando la mezcla sea uniforme, la volcamos sobre el recipiente donde tengamos el resto del merengue y seguimos mezclando hasta conseguir una textura homogénea.
  • Volcar la preparación dentro de una manga pastelera y dosificar en vasitos o moldes individuales.
  • Adornar al gusto con coco, pistacho o almendra picada y refrigerar al menos 3 horas.
 

NOTAS:
GELATINA. Si nos gusta la mousse con textura "durita", le pondremos la cantidad que aparece en la receta, la original. Si la queremos un poco más "ligera", probad  con 3 gramos menos.
Hay que dejar que la crema enfríe a temperatura ambiente. Si la metemos en la nevera nos cuajará porque lleva gelatina. Comenzar a montar el merengue cuando la crema esté a esa temperatura.
 
Si montamos el merengue con una batidora de varillas, utilizad un recipiente bastante hondo, pues las claras suben  muchísimo. Si no, lo ideal es la TH o un robot tipo Kenwood o KA.
 
Aconsejo utilizar manga pastelera para dosificar este tipo de postres, los recipientes quedan mucho más limpios, pero está claro que podemos hacerlo ayudándonos de una cuchara.
 
Las raciones que salen en mis vasitos son contundentes. La receta original lleva el doble de ingredientes e indica para 8 personas!. Está claro que hubo un error de transcripción.
 
 
Espero que os guste.
 ¡Disfrutad!.
 
 


 

 

lunes, 2 de febrero de 2015

Arroz con leche y chocolate blanco, con paté de canela


 
 Una presentación original para este clásico de nuestra cocina de los postres. Un toque de chocolate blanco que le aporta dulzor y cremosidad, y un toffe de canela imprescindible para encontrar el sabor auténtico de este postre tan nuestro.
 
Ingredientes para el arroz con leche: 6 raciones
  • 500 ml. de leche ENTERA
  • 75 gr. de arroz bomba o especial postres
  • 25 gr. de azúcar
  • 60 gr. de chocolate blanco fundido especial postres
  • Piel de limón y palo de canela
 
Ingredientes para el paté de canela:
  • 100 gr. de azúcar
  • 100 gr. de nata líquida 35% materia grasa.
  • 2 gr. de canela en polvo
  • 2 yemas y media de huevo
  • 1 hoja de gelatina hidratada.
 
Elaboración del arroz:
  • Ponemos a hervir la leche con la canela y el limón.
  • Mientras echamos en un cazo el arroz y lo cubrimos con dos dedos  de agua y un pellizco de sal. Cuando rompa el hervor lo dejamos 5 minutos.
  • Colamos e incorporamos a la leche caliente. Hervimos a fuego lento durante 15 minutos.
  • Sacamos la canela y el limón y le incorporamos el azúcar y el chocolate fundido.
  • Dejamos enfriar dentro de una manga pastelera de boquilla ancha. Si no disponemos de manga, en un cuenco que taparemos con papel film "a piel", es decir, pegado al arroz para que no forme costra.
 
Elaboración del paté de canela:
  • Ponemos a remojar en agua fría la hoja de gelatina.
  • En una sartén o cazo de fondo grueso preparamos el caramelo. Para ello vertemos primero una pequeña cantidad de azúcar y conforme se va caramelizando, iremos añadiendo poco a poco el resto. De esta forma se hace mucho más fácil y no se nos quema.
  • Cuando tengamos listo el caramelo, agregamos sin dejar de remover, la nata algo caliente. (cuidado porque en este punto la nata ebulle bastante y os puede salpicar). Movemos bien para que se disuelva el caramelo que ha podido hacer algún pegotito.
  • Fuera del fuego le incorporamos las yemas y la gelatina.
  • Colamos y vertemos igualmente en manga o recipiente.
 
MONTAJE:
  • Cuando las dos preparaciones estén a temperatura ambiente, que no frías, disponemos nuestros vasitos o copas.
  • Colocamos primero una capa de paté de canela y después doble cantidad de arroz con leche.
  • Espolvoreamos con azúcar y quemamos con un soplete.
NOTAS:
 
 Mejor preparar vasitos con la cantidad suficiente para quedarnos con un buen sabor de boca, que un pedazo de cuenco que no podremos acabar después de la comida o la cena.
Se monta mucho mejor a temperatura ambiente, casi hasta un poco caliente, que si lo dejamos enfriar. La gelatina que lleva la crema y el propio almidón del arroz, hace que se cuaje y se reparta peor.
 
Animaros porque os va a encantar!!.
¡Disfrutad!
 
Fuente: Gonzalo DÁmbrosio